Publicado el:
Jul
11
Salud y Calidad de Vida

Protege tu visión en tiempos de trabajo y clases virtuales

La docente de clínica Yenifer Zuley Cañón del programa de Optometría, habla de los cuidados para preservar la visión mientras estamos en casa.
salud visual

Durante los últimos meses ha aumentado la demanda visual, debido al incremento en el número de horas que se vive expuestos frente a los diferentes dispositivos electrónicos, sean o no móviles, y son pocas las personas que han tenido la posibilidad de estar en espacios abierto. Por eso, es importante tener en cuenta algunos aspectos que permitan mantener un adecuado estado de los ojos y de la visión, en especial la de los niños.

Dentro de las recomendaciones para el cuidado visual y ocular se encuentran aspectos externos (ambiente, iluminación, distancia de trabajo, horas de trabajo) y otros que dependen de cada persona (alimentación, hidratación, descanso).

La clave de un óptimo cuidado visual está, en desarrollar hábitos conscientes de autocuidado y de visibilizar la importancia que tiene la visión en la vida de cada individuo.

Te puede interesar:  11 Consejos para trabajar desde casa

Se sugiere, realizar actividades con luz ambiente, para lo cual, se recomienda ubicarse al lado de una ventana; sin embargo, si no se puede, apóyese de la luz artificial de la habitación y coloque una fuente luminosa auxiliar, como es el caso de una lámpara, en sentido opuesto a la mano que utiliza para escribir y verifique que no se generen sombras sobre las superficies. Además, evite la exposición de la luz directa a los ojos, puesto que ello puede generar fatiga visual; tenga presente que se puede controlar la intensidad de iluminación de las diferentes pantallas.

Así mismo, se sugiere un espacio ventilado y una temperatura óptima, que no requiera el uso de calefacción o aire acondicionado, puesto que estas condiciones llevan a presentar sequedad ocular. De igual forma, evite ver televisión en condiciones de baja iluminación, así como también leer acostado, pues eso generará un esfuerzo visual innecesario.


Respecto a la distancia, evite el acercamiento excesivo a los dispositivos, es decir, mantenga una distancia armónica de lectura, siendo esta, la longitud del nudillo del dedo medio al codo, la cual puede oscilar entre los 40 a los 50 cm en los jóvenes y adultos y de 30 a 33 cm, para los niños (puede variar dependiendo de la talla y del crecimiento del mismo). Recuerde que los dispositivos permiten incrementar el tamaño de la letra, lo que le evitará acercarse, ya que, el acercamiento excesivo junto con el tiempo prolongado de exposición, pueden predisponer al aumento de las anomalías musculares (acomodativos y vergenciales) y trastornos del cristalino, generando cansancio y fatiga visual, visión borrosa, ardor, resequedad, dolor ocular y ojos rojos. De igual forma, puede predisponer al incremento de los errores refractivos, como es el caso de la miopía, en especial en los niños, lo cual tendría un impacto importante no solo en la calidad visual, sino también a nivel ocular pues, dependiendo de su magnitud generará cambios en el polo posterior.

Durante el uso del computador, se recomienda que la pantalla se encuentre ubicada a una altura por debajo de la nariz, con una inclinación de 10 a 15 grados hacia atrás, permitiendo que al elevar la mirada pueda ver a lo lejos; ideal que haya por detrás, una ventana o un pasillo, lo que facilitará la relajación de los ojos. De igual modo, es clave que pese a tener una alta demanda de trabajo y/o estudio (ocho o más horas seguidas), al momento de finalizar, evite el uso de Tablet o de celular; dele un tiempo de descanso a sus ojos alternándolo con movimientos en todas las posiciones de mirada, salga a la ventana o al balcón y mire alrededor, pues esto permitirá el estiramiento de los músculos oculares, al igual que cuando usted va al gimnasio.


Como actividad adicional durante sus horas de demanda visual, se recomienda hacer pausas de descanso, usando la denominada regla 20/20/20, la cual sugiere realizar pausas de trabajo cada veinte minutos, por veinte segundos, mirando a 20 pies (6 metros). En su caso, dependerá del lugar donde se encuentre, de no contar con una ventana, ubíquese de tal manera que mirando al frente encuentre un corredor con dicha medida. Es importante que, a los niños menores a 8 años, se les evite permanecer por más de quince minutos seguidos realizando alguna actividad de cerca, al igual que el uso de dispositivos móviles, los cuales deberán ser usados con moderación.


Una alimentación e hidratación adecuada ayuda a preservar la salud de los ojos, una dieta rica en verduras y frutas, agua, pescado, frutos secos, ácidos grasos como omega-3, vitaminas, proteínas, entre otras sustancias, aportarán beneficios a la visión y los ojos. Adicional a esto, es importante generar conciencia sobre un adecuado parpadeo, pues debido al uso de pantallas y a la concentración que demanda el trabajo y el estudio se disminuye la frecuencia de parpadeo, para lo cual, lo ideal sería cerca de 15 parpadeos por minuto, para mantener un adecuado intercambio de lágrima, de lo contrario conllevaría a la presencia de signos como, cansancio, sensación de cuerpo extraño, irritación, eritema ocular.

Para finalizar, recuerde no automedicarse; use su corrección óptica según las recomendaciones dadas por profesionales de la salud visual; continúe con la utilización de medicamentos tópicos en caso que los requiera; si presenta una urgencia ocular, consulte a los expertos; mantenga una adecuada limpieza de los ojos y sus lentes de contacto; recuerde alternar con actividades lúdicas dentro de su casa, de acuerdo a sus comodidades. Con sus niños, verifique que no se acerquen a los cuadernos o pantallas y no se rasquen o froten los ojos, estos son signos de que algo no está bien; en caso de tener mascotas, luego de interactuar con ellas, limpie adecuadamente sus manos.